Episodio 1 Perfeccionismo

¡Hola, holaaaa! Bienvenido, bienvenida al podcast The Spanish on the Road. Soy Vero, enseño español para extranjeros y creé este podcast para ayudar a mejorar la comprensión del español hablado a diario. Enseño español a extranjeros en internet, puedes encontrarme en instagram como @thespanishontheroad. Y allí en la biografía tendrás el enlace para descargar la transcripción completa de este y los próximos episodios.

La razón de este podcast es que quiero ofrecer un contenido de nivel intermedio y avanzado para aquellos estudiantes que ya han adquirido vocabulario y gramática pero quieren tener exposición a un español más natural. En este podcast hablaremos de temas variados, pero sobre todo de temas relacionados con el desarrollo personal, los idiomas, el emprendimiento, y otros temas que encuentro interesantes y que espero que lo sean para ti también.  Mi idea es que puedas estar más cerca del español, como si te hablara en tu casa, o de camino al trabajo ¿sabes? ¡mientras aprendes nuevas palabras y expresiones!

¿Te animas? ¡Pues venga! sube el volumen, ¡que comenzamos! 

Hoy quiero que hablemos sobre perfeccionismo. Y quiero comenzar nuestro primer episodio con una reflexión: 

¿Qué es para ti el perfeccionismo? ¿Te consideras una persona perfeccionista?

Pues yo he de reconocer que sí que lo soy, y es por eso que elegí este tema para el primer episodio del podcast. Porque me frenaba mucho ese lado perfeccionista que tengo. Así que ¡aprendamos juntos a quitarnos ese lastre! ¿Qué os parece?

Para comenzar voy a hablar de las señales para saber si somos perfeccionistas o no.

Señales de que eres un perfeccionista:

1. No hay lugar para errores. Es normal tener miedo a meter la pata, pero si eres de las personas que siempre ves los errores y sientes que eres el primero o la primera en notarlo y enseguida quieres corregirlo, es muy probable que seas un perfeccionista.

2. Las cosas solo se hacen de una manera. Si piensas que hay que hacer todo al pie de la letra y seguir una determinada secuencia, eso puede llegar a ser un problema. Aquí yo diría que tiene mucho que ver con nuestra infancia ¿no? Recuerdo cuando era pequeña en el colegio que si te salías un poco de la manera “correcta” de hacer las cosas enseguida me venía la profesora a echarme la charla: que no era así como tenías que hacer que si patatín que si patatán… En fin, un rollo, como me alegro de no tener que ir a la escuela yujuuu jajajaja. 

3. O lo haces todo bien o mejor no haces nada. Esto realmente no tiene ni pies ni cabeza, porque muchas veces es mejor hacer un poco que nada. ¡Ah mira! pues esto me recuerda al libro de “Hábitos atómicos” que si no lo habéis leído os lo recomiendo, habla de que si todos los días repites una acción sin importar lo pequeña que sea esta puede acumular una fuerza y tener un gran efecto a largo plazo. Pues como en el gimnasio, pues oye, que si no puedes ir 1 hora ese día pero vas 30 minutos, pues mira mejor que estar en el sofá tirado. 

4. Sólo te importan los resultados. Y en esta creo que pecamos mucho ¿no? Yo muchas veces pienso que es muy importante que las cosas salgan como bien, ¿no? Como Dios manda jajaja ¡mira otra expresión! y  al final con eso lo único que conseguimos es olvidarnos de la importancia de las enseñanzas del proceso. 

5. Eres duro contigo mismo o contigo misma. Madre mía y esta es otra también que nos pasa a muchas personas ¿no creeis? Hay veces que puede hacer que nos pasemos toda la noche en vela, sin pegar ojo, porque nos quedamos dándole vueltas a lo que creemos que no está funcionando como (entre comillas) “debería ser”. 

6. El éxito nunca es suficiente. Con esto creo que hay que andarse con pies de plomo, porque parece que no importa lo que hayas conseguido o los éxitos que hayas logrado, siempre estás buscando ir más allá de donde te encuentras. (Actuar con cautela, o con cuidado)

IDEAS PARA SUPERAR EL PERFECCIONISMO

No planifiques todo demasiado. Ay ayyyy ayyyyy aquí sí que la hemos liado, porque para mi Google Calendar ¡es Dios! jajajaja. A veces intento recordar cómo era mi vida sin él pero ni me acuerdo, la verdad. 

Prioriza. Hay un cuadrito muy famoso, que se llama la matriz de Eisenhower, en el que explica cómo clasificar las cosas como urgentes, no urgentes, importantes, etc… os dejo en link en la transcripción por si queréis echarle un vistazo. Claro que con eso hay que andarse con pies de plomo, porque dice que hay que eliminar las distracciones, y oye pues tampoco puede ser que todo lo que hagamos sea súper responsable y quitar todas las distracciones ¿eh? que una cervecita en el bar con una amiga, pues oye, es salud mental, que quieres que te diga…

Piensa en las cosas negativas que tiene el perfeccionismo. Cuidado que no digo que ser perfeccionista sea una cosa mala, pero como todo en exceso es malo, y es que un exceso de perfeccionismo puede causarnos mucha ansiedad, y depresión. Y tampoco es plan, porque ¿qué es perfecto? y ¿perfecto para quién no? tenemos que ponerlo en perspectiva.

Ten claro que todo el mundo puede equivocarse. Exactoooooo y no pasa ni media, somos humanos, no máquinas. De hecho las máquinas se equivocan también jajaja sobre todo el excel ¡que relación amor-odio que tengo con él! ¿eh?

Piensa en cuál es el resultado esperado. Pero cuidado con pensar que el resultado se debe a unas decisiones mal tomadas. Hay un libro super interesante que habla de esto, se llama “How To Make Decisions” de Annie Duke que me recomendó mi estudiante Elisa, y que habla de que los resultados no se deben sólo a una buena o mala decisión, hay que contar también con los factores externos que no controlamos, así que tampoco hay que echarse las manos a la cabeza por no alcanzar ese resultado que esperábamos. 

Deja de lado la alta autoexigencia. Cuidado con la autoexigencia que puede llevarte al lado oscuro, y al final eso hace que nos presionemos hasta el punto de que ya ni disfrutemos de lo que estamos haciendo ni nos conformemos con lo que hemos logrado y al final nos venimos abajo, así que hay que mantenerla a raya ¿no creeis?.

Pon límites de tiempo.  Aquí os voy a contar una cosa que me pasó hace tiempo, hace años cuando comencé como profesora de español quería crear un “lead magnet” para mi página web, nada era un documento de unas 10 páginas para que se lo descargaran los estudiantes, pues me pasé seis meses dándole vueltas porque quería que fuera perfecto, ¿sabéis cuanto tiempo me llevó hacerlo cuando le puse límite? ¡2 horas! pero ahí estuve yo con el run run en la cabeza por meses, ahora que lo pienso me río, pero me vale como referencia cuando me pongo a hacer otras cosas. 

Establece un plan para hacer las cosas y síguelo. Y esto me recuerda a lo que dice mi psicóloga Sandra (a la que ya escucharemos por aquí también), que un cambio de vida es una lista de tareas con fechas. Es decir hay que hacer un plan y seguirlo, pero no existe el plan perfecto ¿eh? no nos volvamos locos, eso sí pongámosle fechas para evitar la procrastinación. 

IDEA – Piensa que hacer las cosas “bien” muchas veces es mejor que hacerlas “perfectas” Yo hoy he superado el perfeccionismo lanzando el primer episodio, así que sea perfecto o no, sólo espero de corazón que os ayude mucho con vuestro aprendizaje de español. Y por eso ahora paso a explicaros las expresiones que he usado en este episodio:

EXPRESIONES:

  1. Meter la pata – Significa cometer un error o decir algo inoportuno.
  1. Hacer todo al pie de la letra – Significa ‘literalmente’ básicamente cuando haces algo sin variación alguna, sin añadir ni quitar nada’.
  1. No tener ni pies ni cabeza – Significa que algo es absurdo que no tiene lógica.
  1. Pecar en – Significa cometer una falta o hacer algo que no es lo correcto.
  1. Como Dios manda – Estás presiones similar a la anterior significa hacer las cosas como debe ser, es decir del modo ideal o adecuado.
  1. Pasar la noche en vela o no pegar ojo. Significa que no puedes dormir. La palabra vela viene de velar qué significa vigilar, Creo que esta expresión viene de hace muchos años cuando los vigilantes tenían que pasar, pues eso, la noche despiertos, es decir en vela.
  1. Andarse con pies de plomo. Significa hacer las cosas con precaución, es como las botas de un buzo, por ejemplo que están recubiertas de plomo para así poder andar con seguridad. 
  1. Liarla, del verbo “liar” (Coloquial) – Significa hacer que un asunto se complique más de lo normal.
  1. Echarle un vistazo – Mirar o leer algo pero sin necesidad de detenerse mucho. 
  1. No ser plan (Coloquial) – Significa que no es conveniente o adecuado,  por ejemplo “No es plan trabajar tantas horas”
  1. No pasa ni media (Coloquial) – Significa que no pasa nada en absoluto.
  1. Echarse las manos a la cabeza – Significa asombrarse, indignarse o lamentarse. 
  1. Venirse abajo – Significa que estás afectado emocionalmente en un estado de tristeza o derrota. Y claro, lo contrario sería ¡venirse a arriba! 
  1. Mantener a raya – Significa mantener a alguien o algo a una distancia segura. 
  1. Darle vueltas – Significa pensar mucho sobre algo. 
  1. Estar con el run run – Significa estar con una idea en la cabeza de forma continuada. 

Y eso es todo por el capítulo de hoy, espero que hayáis aprendido algunas expresiones y que lo compartáis con personas a las que también les pueda interesar. 

Y ya os comento que el próximo día hablaré con una amiga sobre educación, hablaremos sobre si creemos que ha cambiado algo desde que nosotras íbamos al colegio, tipos de juegos, educación alternativa y otras cosas. Espero que escuchar una conversación natural os ayude mucho con el aprendizaje de español. 

Que tengáis muy buena semana. Un abrazote ¡Chao! 🙂

Canción “Procrastinar” PROCRASTINAR. No está tan mal! . Escucha esta canción si te quieres sentir mejor al procrastinar.

Artículos: 

6 SEÑALES DE QUE ERES PERFECCIONISTA –

¿Cómo gestionar el perfeccionismo? | PsicoGlobal

La matriz de Eisenhower: cómo priorizar tu lista de tareas pendientes • Asana

PODCAST

Episodio 2 Educación en los 80 y actualmente

Hoy no estoy sola en este episodio, estoy con una invitada de lujo, mi amiga Ana que es diseñadora de ropa y una de las personas más creativas que conozco. Vamos a hablar sobre la educación en los 80 y las diferencias con la actualidad.

Buenas, ¿Qué tal? 

Buenas, pues aquí de jueves. 

De jueves. ¿Bueno, ya nos queda poco para que termine la semana, no? 

Si ya queda poquito. 

Un día más y ya el finde, todo bien, todo bien. Bueno, pues nada, vamos a comenzar el episodio hablando, bueno, con una reflexión, ¿sí?. ¿En tu opinión, ha cambiado algo la educación desde que íbamos al colegio? 

No creo que no. 

Vale, pues nada, gracias por venir al piso de hoy y por tu aportación. 

De nada ¡encantada!

 ¿Ha estado cortito, eh? Al final ha sido cortito, no va en serio. Vamos a ver si recuerdo, porque yo soy un poco pureta, como ya sabes.  

Sí. 

Y nada. ¿Entonces crees que ha cambiado algo o no? 

Ha cambiado, pero no lo suficiente, yo creo se siguen haciendo muchas cosas que se hacían cuando nosotras éramos pequeñas y yo creo que ya están muy pasadas. 

¿Si verdad?, porque bueno, cuando éramos pequeñas te refieres a hacer 30 años más o menos, ¿no? treinta y tantos

Sí, trenta y tantos

Taitantos, exacto. Sí, ¿entonces crees que habría que revisarlo? 

Yo tengo la idea de que si una cosa se lleva haciendo más de 15 o 20 años, hay que revisarla, puede que esté bien, puede que esté mal, pero revisarla haría falta. Y yo es que soy madre de un niño de 5 años. Y claro, pues voy viendo que ya está en el colegio y voy viendo las cosas que hacen y hacen cosas nuevas, pero también hacen cosas que nosotros ya hacíamos cuando éramos pequeños y que siguen sin parecerme bien, la verdad. 

Sí, yo bueno por ejemplo ahora cómo sabes que soy profe, ahí claro, yo considero que cuando nosotros íbamos al colegio el tipo de educación era así como magistral le dicen que es como el profesor está en frente de la clase, da la charla, explica todo tatata  y todo el mundo ahí un poco tomando nota, ¿no? Yo no sé si te acuerdas iba a un colegio concertado de monjas ¡flipas! 

Pobrecita. 

Les salió el tiro por la culata. Bueno, y nos hacían rezar el “padre nuestro” en francés.

Qué guay…

¿Y las clases eran eso, no? El profesor enfrente, dando una explicación y todos ahí tomando notas. Y bueno yo, por ejemplo, en mi clase se utilizó lo que se llama clase invertida, que es el flipped classroom, qué es qué yo envío la gramática y materiales antes de la clase y se preparan que me parece mucho mejor, no sé tú qué piensas? 

Yo creo que sí, yo lo que no entiendo de la educación ni de la nuestra, ni de la que hay ahora porque sigue siendo un poco igual, es que el profesor se ponga delante de los chavales, o escriba en la pizarra o lea un libro, los chavales subrayen, y luego en casa se pasen otras 5 horas haciendo deberes. Yo es que eso no lo veo.

Ya. 

Si ya te pasas 8 horas en el colegio tenerte que pasar 5, porque mi niño ahora no que tiene 5 años, pero cuando eres adolescente se tienen que pasar casi más horas en casa estudiando que en el colegio, entonces no le veo la utilidad al colegio. 

Y es que, al final os deberes los hacen muchas veces los padres

Ahí ya me he pasado

No, no, no, entiendo, porque además ahora los deberes yo siento que los hacen los padres también porque es que no llegan los niños a hacer todos esos deberes, ¿no? 

Y cómo se les exige tanta perfección, porque por ejemplo, a mí, yo en un día tenía ¿5 o 6 asignaturas?, por ejemplo, de una clase, o sea, de una hora cada clase, luego los deberes de cada asignatura, ¿cuando vive el niño? ¿cuando juega? ¿cuándo descansa? 

Es imposible. 

Yo creo que ese sistema es para la empolla o el empollón de la clase ¿no? 

No. Es para crear borregos

Mmm, sí

Claro, porque no le tiempo a la persona… 

Sí. 

No le das tiempo a la persona a descubrir lo que quiere hacer de verdad. Tiene 

tantas tareas y tantas obligaciones y todas las tiene que hacer perfectas, entre comillas, que no le das tiempo a desarrollar lo que quiere hacer. 

Claro 

Es simplemente crear borregos que no piensen por sí mismos. 

Yo estoy muy convencida de eso, de que la educación tal y como está ahora es para crear borregos y no gente pensante, la verdad. 

¿Y consideras que es mejor entonces una educación alternativa? ¿Tipo Montessori, por ejemplo? 

Totalmente, totalmente, si tú ves vídeos de Instagram o TikTok donde ponga niños Montessori ves niños de 2 años mucho más funcionales que cualquier adulto de 40, sí.

Se visten solos, se cocinan solos, terminan de desayunar y recogen sus cacharritos. Eso las personas de 40, hay muchas que no lo hacen y un niño de 2 años sí, así que yo creo que sí, que es mejor. 

¿Crees que es mejor, no?

Y tú por ejemplo, que eres súper creativa. ¿Entonces, dirías que las escuelas tradicionales matan la creatividad? 

Sí, porque las asignaturas creativas, como pueden ser dibujo, plástica, danza, música, son asignaturas de relleno. 

Sí, es verdad, si eras bueno o buena en eso, en realidad nadie lo valoraba, no sé general, en general yo creo que ni siquiera los padres, era como okay, muy bien, se te da bien la plástica, se te da bien otras cosas, ¿no? pero no, no lo valoraban. 

Claro, eso es lo que me pasaba a mí, yo sacaba dieces en plástica sin ningún esfuerzo, ni nada, y 5 raspados en matemáticas porque no, porque no, y siempre he sido una vaga claro, pero mis dieces no me los reconocían. 

¿O sea, que matan la creatividad, vamos, es “un sí como una casa de grande”, no? 

Sí, tanto los profesores como los padres, como la gente en general. Si a un niño… Vas con tu hijo y una mujer le pregunta ¿qué tal en clase? Y el niño le dice súper bien porque en plástica saco todo dieces, imagínate la cara de la señora dirá, ¿y a mí qué me importa? ¿Pero qué tal en matemáticas? 

O sea, no se le da ninguna importancia, pero ese niño en el futuro puede ser Leonardo da Vinci y al pobrecito no le hemos hecho ni caso. 

Claro, no, porque al final, sí, sí, es que a ver es que tiene que haber de todo, ¿no? Como hemos hablado tú y yo muchas veces ¿no? arquitectos, médicos, abogados… Pero claro, músicos, pintores, bailarines, en fin. ¿Hay cabida para todo, ¿no? 

Es que incluso profesiones tan… tan ¿cómo decirlo? Ay, se me ha quedado bueno, profesiones como la arquitectura, la abogacía, los médicos, sin creatividad no se podrían desarrollar porque la creatividad es lo que da la innovación y sin innovación nos seguiríamos muriendo por la peste. 

Sí. 

¿Entonces? 

Tal cual. 

Y seguiríamos viviendo en cuevas. Y todas esas cosas, sin creatividad no hay innovación y sin innovación no hay evolución, así que yo creo que la creatividad es lo más importante que existe. 

¡Hal! 

Sí, yo creo que es bastante importante, sí, ahí lo has dejado 

Y asignaturas, por ejemplo… Bueno, yo te voy a contar, mi asignatura favorita era escribir historias de lo que yo pensaba que pasaba en el colegio entre los profesores, los estudiantes ¡yo me montaba unas historias! y luego las pasaba durante la clase para que la gente se distrajera básicamente.. No, en serio, lo hacía, lo hacía. Pero no, en realidad, mi asignatura favorita era francés, siempre me han gustado los idiomas. Sí, siempre me han gustado los idiomas. 

¿Y a ti? ¿Cuál era para ti? 

A mí, los idiomas, nunca. No ha habido manera, me cuesta mucho. A mí el dibujo, plástica, todas esas cosas de hacer con las manos. Con lo cual en lenguaje, matemáticas, física, química, filosofía. ¿Latín? 

Pero tú crees que por ejemplo, claro, has dicho, por ejemplo, las asignaturas que se supone que son valoradas, no como matemáticas, ciencia y todo eso. ¿Tú crees que el profesor, los profesores, “tenían manía” o es que no te gustaba la asignatura sin más? 

No me gustaba la asignatura, a los profesores no les gustaba dar clase, con lo cual era imposible que a mí me llegara a gustar la clase, porque no tenían ni…Eran como robots, o sea, es que te es que te leían un libro y tú tenías que incluso entenderlo y era como ¡Señor emocionese por algo, por favor! 

¿Pero ibas a esas clases o hacías pellas? 

Yo nunca he hecho pellas 

¿Nunca has hecho pellas? 

Yo sí yo hacía pellas, ¡pero porque tenía hambre! 

Yo es que no podía hacer pellas, porque no podía salir del colegio porque estaba en medio del campo. 

Ah, vale, ahí te tenían atrapada. 

Entonces, en realidad, si hacía pellas era dentro del colegio

Sí. 

Que había gente que las hacía, pero yo como he sido siempre tan santa, pues me iban a pillar fijo

Además que no me atrevía. Y luego eso, como estaba en medio del campo, tampoco me podía ir a ningún lado. Porq 

Claro, no tenías muchas salidas, no tenías muchas, no.

¿Y tenías algún profesor favorito? Para mí, por ejemplo, mi profe favorita era la de francés, que yo creo que también, por eso me gustaba la asignatura ¿no?, pero esto era una señora muy extravagante, la verdad, porque me acuerdo que se echaba el perfume este Chanel Nº 5, pero como si lo vendieran a granel, ¿sabes? Entraba en la clase y era como ¡uhhhh! Entraba en la clase y era como, bueno, ya estamos en, ya estamos en clase, madre mía. 

Y luego en el instituto, en el “insti” me molaba mucho el profesor de español porque era un crack, venía súper animado, súper motivado y siempre nos hacía hacer como actividades que eran de grupo ¿sabes?, no como tipo individual, sino prepararnos en casa, preparar un poema, cosas así que yo creo, ¿tú te acuerdas del poema este de “que por mayo era por mayo…”? 

No, no le conozco. 

Bueno, yo no sé, yo me acuerdo de todos los poemas que leí con ese profesor ¿eh? es increíble, yo creo, yo creo que por eso ahora me gusta escribir poesía y relatos, ahí como hobby. 

Claro. Es que depende mucho de cómo el profesor te enseñe la asignatura. 

Afecta muchísimo, porque si ves a una persona que te está contando algo con entusiasmo, pues dices, pues si tanto le gusta, por algo será, vamos a ver.

Si al final se contagia ¿no?

Si tú ves a un robot que te está enseñando algo y que no pone ningún interés en nada, pues es muy difícil entusiasmarte con eso, a no ser que investigues tú por tu cuenta, claro. 

Ya. ¿Y quién era tu profe favorito? 

Mi profesor favorito siempre… se llamaba José Alquézar. Es que no era José, era José Alquézar, bueno, en realidad era don José Alquézar, porque en mi colegio eran todo dones, dones ellos todos dones. 

¿Ah sí? 

Si es que he ido a un colegio de pago, privado, “de niño bien”. Pijo… Y así he salido yo traumatizada, bueno. 

Pues eso, mi profesor favorito era José Alquézar y daba informática, que a mí la informática tampoco me ha gustado mucho nunca, pero tal y como daba las clases sí, porque se entusiasmaba por todo, siempre estaba felicitando a todos los alumnos, hicieran cosas grandes, hicieran cosas pequeñas, les felicitaba. Era amable, era simpático, era divertido y sus clases eran súper divertidas y eso que nos enseñaban informática básica ¡pero básica!, aburrida, súper aburrida, pero él te transmitía tanto porque le entusiasmaba tanto que a todos nos encantaba esa asignatura. 

Sí vale, la informática, pues me ha sorprendido esa sí, ¿Y qué piensas de nuestro tema favorito? Los uniformes. 

Ohhh ¡los uniformes!

Yo no tenía uniforme. También te digo que me hubiera gustado porque así no tenía que vestir la ropa que me quedaba de mi hermano, porque imagínate las pintas que llevaba. 

Claro, sí, una chica con la ropa de mi hermano…

Me puedo imaginar. 

Bueno, sin mencionar que me acuerdo que cuando se me rompían los pantalones, porque claro… El mío no era el colegio de pago… Cuando se me rompían los pantalones, se ponían las rodilleras, estas que se ponían antes

No siguen, siguen existiendo…. 

¿Ah sí?

Pero es que las mías, amiga.. Madre mía, no, no hemos evolucionado, las mías ¡eran de Chicho Terremoto!. Tú te puedes imaginar las pintas que llevaba yo en el colegio con la camiseta enorme de mi hermano, esos pantalones con los parches de Chicho Terremoto…. 

Preciosa (ironía)

Hubiera agradecido un uniforme… ¡Preciosa que iba yo! ¡Preciosa! jajaja. 

A mi los uniformes me parecen muy útiles tanto para los peques como para los padres. Porque es un problema que te quitas de cómo vestir todos los días al niño. Lo que no veo bien es que haya para los días de gimnasia chándal y para los otros días el pantalón con pincitas o falda, en el caso de las chicas, claro. Eso es lo que veo que se debería de cambiar y sigue así, claro, porque en el colegio de mi hijo, pues todas las niñas van con faldita menos una, creo. Y todos los niños con pantaloncito. 

¿Es obligatorio? ¿Llevar falda?

Ya es, según he hablado con ellos, porque yo no estoy de acuerdo con esto, las chicas tienen la opción de llevar pantalón si quieren. 

Pero mmm, aunque son libres de llevar falda o pantalón, la mayoría me han dicho que eligen falda. Esto da para otro podcast sobre la libre elección de las mujeres y la vestimenta, maquillaje, etc, porque la libre elección no existe, tú 

y yo lo sabemos. 

Da para otro podcast.

O para 3 o cuatro. 

¿Y los tipos de juegos? Mira, yo esto bueno, no te sorprende porque ya hemos vivido juntas, pero yo fíjate que yo no era mucho de jugar en grupo, sino… porque no sé, hay gente que podría pensar que soy, que yo era una gamberra, ¿no?, pero la verdad es que yo era súper introvertida y me gustaba quedarme en casa y jugar con mi Spectrum +128 K que era un ordenador por aquel entonces que funcionaba con cintas de cassette, ¿sabes? 

Y ahí me pasaba las horas muertas jugando con los lemmings, que es básicamente un gusano… No me acuerdo muy bien la historia del videojuego porque…

No, los lemmings eran los muñequitos chiquititos que se tiraban por los acantilados ¿no? 

Sí, sí, pero ahora que lo dices, suena fuerte, ¿no? 

Es que cualquier juegos o dibujo de nuestra infancia es violento, da igual cuál sea, es violento

¿A eso jugaba yo? Okay…

Y se trataba del juego de que los lemmings no se tiraran por los acantilados, claro, y poder salvarlos. 

Mira que le estoy viendo el lado psicológico, prefiero no analizarlo más jajaja.

¿Y tú, a qué jugabas? ¿Qué tipo de juegos te gustaban? 

Yo pintaba. Pintaba y escuchaba música, porque nunca he tenido amigos, básicamente, con lo cual lo de salir a jugar eso yo no lo he conocido

¿Pero jugabas en el patio o no? como a la comba o a la goma… 

Pues depende de la edad, pero hubo unos años que ni siquiera jugaba en el patio, pero bueno, no queremos recordar esa parte…

Bueno, 

Pero yo te digo que yo era súper introvertida también. 

Jugaba a la goma, a la comba, al de la galleta, no sé si ese le conoces, de pintar una galleta con tiza en el suelo. sea, un círculo, y tú tenías que salirte de tu círculo para dar bocaditos en los círculos de los amigos, y cuando tú te salías podían dar bocaditos en tu círculo, entonces ya cuando llegabas tenías menos galleta, algo así. 

No, no, ese no me suena, no… Yo era más, si jugaba a algo con gente, con personas jajaja, era a la goma, a la goma.

Luego también jugaba a los bonis, ¿a esos jugaste tú, a los alfileres?. Si es que de ahí me viene. 

¿A los alfileres?

Sí, de estos alfileres que tienen una cabecita redonda grande. 

Sí, sí, sí.  Pero ¿qué hacías con ellos? Me está, me está, me está dando miedo, me está dando mal rollo ya jajaja.

No, no es violento. 

Jugamos a los alfileres jajaja, dale, dale

Cada uno se cogía un alfiler y lo poníamos en el suelo, entonces dándole golpecitos, nos teníamos que poner encima de otro alfiler y si conseguías ponerte encima del otro alfiler, te quedabas con ese alfiler. Entonces, cada una 

intentaba comerse los alfileres de las otras.

Ahhh vale, vale

Sí, juegos…

¿Y de ahí te vino la costura, no? 

Puede ser, entre otras cosas. 

Y bueno ya por último, dibujos animados. A ver, yo he buscado lo que yo veía. 

Sí. 

Y es que no sé si quiero analizarlos porque ahora que tenemos las gafas violetas puestas me da, me da miedo, ¿sabes? Pero yo veía Isidoro, ¿tú te acuerdas de Isidoro? 

No sé si me sabes la historia o no, es que yo lo he buscado y digo no puede ser. 

Me acuerdo de los dibujos, pero no me acuerdo de la historia, no…

Bueno, la musiquita era: Isidoro es genial, es el rey de la ciudad, básicamente era un gato malote, ¿sabes? O sea, en realidad yo pensaba que era algo como, súper inocentón y tranquilo, y no… Isidoro era un tío malo, era el malote de la ciudad.

Claro. 

Así hemos crecido y bueno, Isidoro es un ejemplo, luego me gustaba también la de Mofli, el último Koala, siempre he querido tener un koala. 

Es verdad eso también la veía. 

Pero eso era muy guay porque eso era así como rollo proteger el medio ambiente y no sé, eso me gustaba. 

No me acuerdo bien, pero sí me acuerdo del bosque y todo eso 

¿Y tú, qué veías? 

¿Veías tú Jackie y Nuca?

Que eran dos ositos. 

¿Jackie y Nuca? No. 

También era en plan del bosque y tal, no me acuerdo de la historia, pero es que me acaba de venir. 

¿Ah sí? no, no, no me acuerdo para nada, De hecho, esto no sé cuál es. ¿Y veías algún otro? ¿Veías 

Bueno, ¿Veías algún otro dibujo? 

Veía Chicho Terremoto, por ejemplo 

¿De qué iba Chicho Terremoto?

Si Shin Chan ya es un poquito verde, entre comillas, así que sí, culo que si las tetas, que si las mujeres, que si tal, Chicho terremoto el doble. 

Acoso. 

O sea, un niño de dos, tres años o cuatro, es que no sé qué edad se supone que tiene Chicho Terremoto ¿o cinco? Yo qué sé… Más salido que el pico una mesa

Me río, pero es total…

O sea, horrible. 

He visto alguna cosa, y no sé cómo podíamos ver eso, la verdad, bueno, es que así nos meten en la cabeza ciertas creencias…

Se normaliza ciertas cosas… desgraciadamente en fin…

También, bueno, veía Rama un medio, no sé si eso lo has visto… Era un chico que si se mojaba, se bañaba en agua caliente, se convertía en chica. Y si se bañaba agua fría. 

Ahhhh ¡ya me acuerdo!

Se convertía en chico y, claro, un chico que se convierte en chica, bueno, investigad si queréis. 

Vale, me parece bien investigar vosotros. 

No sale nada bueno de ahí. 

¡Ay Dios! Bueno, pues ya para terminar la última pregunta sería:

¿Qué si dirías que en resumen los colegios tienen que ponerse las pilas para hacer algunos cambios? 

Mucho 

¿Cómo vamos con la educación? ¿Así, para cerrar con todo? 

Creo que sí que tendrían que hacer cambios, uno, en potenciar la habilidad innata de las personas, tanto si tiran para cosas más útiles entre comillas, como más artísticas. 

Dos, enseñarles a trabajar en equipo porque, yo por lo menos cuando era pequeño y creo que se sigue haciendo así, todo es muy individual, se trabaja poco en equipo… 

Sí. 

Y luego de mayor te crees que lo tienes que saber hacer todo y saber hacerlo tú solo, cuando no, cuando lo más importante es tener un equipo; amigos, familia, una comunidad que te pueda ayudar en las cosas que no puedes o no sabes hacer. Y es que en el colegio nos inculcan que tú tienes que saber todo, lo tienes que hacer todo bien y tú solo, y eso en la vida real no, no es viable. 

Y la tercera es darle menos importancia a las asignaturas importantes ahora, como pueden ser matemáticas, física, química, eso enseñarlo, mostrarle al alumno que eso existe y si le gusta poder indagar más, pero también poner asignaturas como: economía familiar, cómo saber leer, yo qué sé, una factura un contrato, esas cosas que llegamos a la edad adulta…

Finanzas personales, educación emocional súper importante

¡Por favor! Educación emocional

¡Por favor! crearemos un mundo mejor, con esas asignaturas el mundo cambiará, es así…Y esas cosas que de mayor necesitas y que nadie te enseña. 

Sí, totalmente.

Ahora, por suerte con las redes podemos, los jóvenes, yo por lo menos por las redes veo que en todo esto pues lo están aprendiendo. Pero nosotros antes es que salíamos al mundo adulto muy perdidos.

Sin herramientas 

Y las estamos aprendiendo con 40 años, que hemos perdido 40 años de vivir…Más…

¿Con plenitud, no? 

Más plenamente, que podríamos haberlos hecho simplemente con habernos enseñado cuatro cositas. 

Cuatro cositas. 

Estas son mis 3 cosas. 

Perfecto, encantada de hablar contigo y jo muchas gracias por venir. 

Muchas de nadas. 

Yo creo que esto les va a ayudar mucho a los estudiantes de español porque es español, natural cien por cien. 

Total, totalmente. 

Así que nada, muchas gracias y un besito. 

Chao, chaooooo

EXPRESIONES:

  1. Buenas – Coloquial para no decir buenos días, buenas tardes, o buenas noches, sólo decimos “buenas”
  1. Va, en serio – Normalmente utilizamos esta después de bromear para volver al tema que estábamos hablando
  1. Ser un poco pureta – Coloquial para una persona mayor, o anciana
  1. Taitantos – Cuando no quieres decir la edad exacta. Decimos “taitantos” para no decir el número concreto.
  1. ¡Flipas! – Coloquial para decir ¿puedes creerlo?
  1. Salir el tiro por la culata – Coloquial para cuando se produce un resultado negativo, o contrario al esperado para alguien.
  1.  Pillar – Coloquial para cuando descubres a alguien haciendo algo. También puede usarse para alcanzar una cosa o a una persona y agarrarla e incluso usamos “pillar” en lugar de comprar.
  1. Ser verde – Coloquial para decir que algo tiene una connotación sexual, como un chiste verde, o un viejo verde (el típico hombre viejo que está piropeando a las chicas jóvenes por la calle)
  1. Más salido que el pico una mesa – Muy coloquial, la usamos para decir que alguien tiene un gran deseo sexual 
  1.  Ponerse las pilas – Coloquial para decir que hay que poner más energía en la realización de una cosa.