¡Hola, holaaaa! Bienvenido, bienvenida al podcast The Spanish on the Road. Soy Vero, enseño español para extranjeros y creé este podcast para ayudar a mejorar la comprensión del español hablado a diario. Enseño español a extranjeros en internet, puedes encontrarme en instagram como @thespanishontheroad. Y allí en la biografía tendrás el enlace para descargar la transcripción completa de este y los próximos episodios.

La razón de este podcast es que quiero ofrecer un contenido de nivel intermedio y avanzado para aquellos estudiantes que ya han adquirido vocabulario y gramática pero quieren tener exposición a un español más natural. En este podcast hablaremos de temas variados, pero sobre todo de temas relacionados con el desarrollo personal, los idiomas, el emprendimiento, y otros temas que encuentro interesantes y que espero que lo sean para ti también.  Mi idea es que puedas estar más cerca del español, como si te hablara en tu casa, o de camino al trabajo ¿sabes? ¡mientras aprendes nuevas palabras y expresiones!

¿Te animas? ¡Pues venga! sube el volumen, ¡que comenzamos! 

Hoy quiero que hablemos sobre perfeccionismo. Y quiero comenzar nuestro primer episodio con una reflexión: 

¿Qué es para ti el perfeccionismo? ¿Te consideras una persona perfeccionista?

Pues yo he de reconocer que sí que lo soy, y es por eso que elegí este tema para el primer episodio del podcast. Porque me frenaba mucho ese lado perfeccionista que tengo. Así que ¡aprendamos juntos a quitarnos ese lastre! ¿Qué os parece?

Para comenzar voy a hablar de las señales para saber si somos perfeccionistas o no.

Señales de que eres un perfeccionista:

1. No hay lugar para errores. Es normal tener miedo a meter la pata, pero si eres de las personas que siempre ves los errores y sientes que eres el primero o la primera en notarlo y enseguida quieres corregirlo, es muy probable que seas un perfeccionista.

2. Las cosas solo se hacen de una manera. Si piensas que hay que hacer todo al pie de la letra y seguir una determinada secuencia, eso puede llegar a ser un problema. Aquí yo diría que tiene mucho que ver con nuestra infancia ¿no? Recuerdo cuando era pequeña en el colegio que si te salías un poco de la manera “correcta” de hacer las cosas enseguida me venía la profesora a echarme la charla: que no era así como tenías que hacer que si patatín que si patatán… En fin, un rollo, como me alegro de no tener que ir a la escuela yujuuu jajajaja. 

3. O lo haces todo bien o mejor no haces nada. Esto realmente no tiene ni pies ni cabeza, porque muchas veces es mejor hacer un poco que nada. ¡Ah mira! pues esto me recuerda al libro de “Hábitos atómicos” que si no lo habéis leído os lo recomiendo, habla de que si todos los días repites una acción sin importar lo pequeña que sea esta puede acumular una fuerza y tener un gran efecto a largo plazo. Pues como en el gimnasio, pues oye, que si no puedes ir 1 hora ese día pero vas 30 minutos, pues mira mejor que estar en el sofá tirado. 

4. Sólo te importan los resultados. Y en esta creo que pecamos mucho ¿no? Yo muchas veces pienso que es muy importante que las cosas salgan como bien, ¿no? Como Dios manda jajaja ¡mira otra expresión! y  al final con eso lo único que conseguimos es olvidarnos de la importancia de las enseñanzas del proceso. 

5. Eres duro contigo mismo o contigo misma. Madre mía y esta es otra también que nos pasa a muchas personas ¿no creeis? Hay veces que puede hacer que nos pasemos toda la noche en vela, sin pegar ojo, porque nos quedamos dándole vueltas a lo que creemos que no está funcionando como (entre comillas) “debería ser”. 

6. El éxito nunca es suficiente. Con esto creo que hay que andarse con pies de plomo, porque parece que no importa lo que hayas conseguido o los éxitos que hayas logrado, siempre estás buscando ir más allá de donde te encuentras. (Actuar con cautela, o con cuidado)

IDEAS PARA SUPERAR EL PERFECCIONISMO

No planifiques todo demasiado. Ay ayyyy ayyyyy aquí sí que la hemos liado, porque para mi Google Calendar ¡es Dios! jajajaja. A veces intento recordar cómo era mi vida sin él pero ni me acuerdo, la verdad. 

Prioriza. Hay un cuadrito muy famoso, que se llama la matriz de Eisenhower, en el que explica cómo clasificar las cosas como urgentes, no urgentes, importantes, etc… os dejo en link en la transcripción por si queréis echarle un vistazo. Claro que con eso hay que andarse con pies de plomo, porque dice que hay que eliminar las distracciones, y oye pues tampoco puede ser que todo lo que hagamos sea súper responsable y quitar todas las distracciones ¿eh? que una cervecita en el bar con una amiga, pues oye, es salud mental, que quieres que te diga…

Piensa en las cosas negativas que tiene el perfeccionismo. Cuidado que no digo que ser perfeccionista sea una cosa mala, pero como todo en exceso es malo, y es que un exceso de perfeccionismo puede causarnos mucha ansiedad, y depresión. Y tampoco es plan, porque ¿qué es perfecto? y ¿perfecto para quién no? tenemos que ponerlo en perspectiva.

Ten claro que todo el mundo puede equivocarse. Exactoooooo y no pasa ni media, somos humanos, no máquinas. De hecho las máquinas se equivocan también jajaja sobre todo el excel ¡que relación amor-odio que tengo con él! ¿eh?

Piensa en cuál es el resultado esperado. Pero cuidado con pensar que el resultado se debe a unas decisiones mal tomadas. Hay un libro super interesante que habla de esto, se llama “How To Make Decisions” de Annie Duke que me recomendó mi estudiante Elisa, y que habla de que los resultados no se deben sólo a una buena o mala decisión, hay que contar también con los factores externos que no controlamos, así que tampoco hay que echarse las manos a la cabeza por no alcanzar ese resultado que esperábamos. 

Deja de lado la alta autoexigencia. Cuidado con la autoexigencia que puede llevarte al lado oscuro, y al final eso hace que nos presionemos hasta el punto de que ya ni disfrutemos de lo que estamos haciendo ni nos conformemos con lo que hemos logrado y al final nos venimos abajo, así que hay que mantenerla a raya ¿no creeis?.

Pon límites de tiempo.  Aquí os voy a contar una cosa que me pasó hace tiempo, hace años cuando comencé como profesora de español quería crear un “lead magnet” para mi página web, nada era un documento de unas 10 páginas para que se lo descargaran los estudiantes, pues me pasé seis meses dándole vueltas porque quería que fuera perfecto, ¿sabéis cuanto tiempo me llevó hacerlo cuando le puse límite? ¡2 horas! pero ahí estuve yo con el run run en la cabeza por meses, ahora que lo pienso me río, pero me vale como referencia cuando me pongo a hacer otras cosas. 

Establece un plan para hacer las cosas y síguelo. Y esto me recuerda a lo que dice mi psicóloga Sandra (a la que ya escucharemos por aquí también), que un cambio de vida es una lista de tareas con fechas. Es decir hay que hacer un plan y seguirlo, pero no existe el plan perfecto ¿eh? no nos volvamos locos, eso sí pongámosle fechas para evitar la procrastinación. 

IDEA – Piensa que hacer las cosas “bien” muchas veces es mejor que hacerlas “perfectas” Yo hoy he superado el perfeccionismo lanzando el primer episodio, así que sea perfecto o no, sólo espero de corazón que os ayude mucho con vuestro aprendizaje de español. Y por eso ahora paso a explicaros las expresiones que he usado en este episodio:

EXPRESIONES:

  1. Meter la pata – Significa cometer un error o decir algo inoportuno.
  1. Hacer todo al pie de la letra – Significa ‘literalmente’ básicamente cuando haces algo sin variación alguna, sin añadir ni quitar nada’.
  1. No tener ni pies ni cabeza – Significa que algo es absurdo que no tiene lógica.
  1. Pecar en – Significa cometer una falta o hacer algo que no es lo correcto.
  1. Como Dios manda – Estás presiones similar a la anterior significa hacer las cosas como debe ser, es decir del modo ideal o adecuado.
  1. Pasar la noche en vela o no pegar ojo. Significa que no puedes dormir. La palabra vela viene de velar qué significa vigilar, Creo que esta expresión viene de hace muchos años cuando los vigilantes tenían que pasar, pues eso, la noche despiertos, es decir en vela.
  1. Andarse con pies de plomo. Significa hacer las cosas con precaución, es como las botas de un buzo, por ejemplo que están recubiertas de plomo para así poder andar con seguridad. 
  1. Liarla, del verbo “liar” (Coloquial) – Significa hacer que un asunto se complique más de lo normal.
  1. Echarle un vistazo – Mirar o leer algo pero sin necesidad de detenerse mucho. 
  1. No ser plan (Coloquial) – Significa que no es conveniente o adecuado,  por ejemplo “No es plan trabajar tantas horas”
  1. No pasa ni media (Coloquial) – Significa que no pasa nada en absoluto.
  1. Echarse las manos a la cabeza – Significa asombrarse, indignarse o lamentarse. 
  1. Venirse abajo – Significa que estás afectado emocionalmente en un estado de tristeza o derrota. Y claro, lo contrario sería ¡venirse a arriba! 
  1. Mantener a raya – Significa mantener a alguien o algo a una distancia segura. 
  1. Darle vueltas – Significa pensar mucho sobre algo. 
  1. Estar con el run run – Significa estar con una idea en la cabeza de forma continuada. 

Y eso es todo por el capítulo de hoy, espero que hayáis aprendido algunas expresiones y que lo compartáis con personas a las que también les pueda interesar. 

Y ya os comento que el próximo día hablaré con una amiga sobre educación, hablaremos sobre si creemos que ha cambiado algo desde que nosotras íbamos al colegio, tipos de juegos, educación alternativa y otras cosas. Espero que escuchar una conversación natural os ayude mucho con el aprendizaje de español. 

Que tengáis muy buena semana. Un abrazote ¡Chao! 🙂

Canción “Procrastinar” PROCRASTINAR. No está tan mal! . Escucha esta canción si te quieres sentir mejor al procrastinar.

Artículos: 

6 SEÑALES DE QUE ERES PERFECCIONISTA –

¿Cómo gestionar el perfeccionismo? | PsicoGlobal

La matriz de Eisenhower: cómo priorizar tu lista de tareas pendientes • Asana

¡Hola, holaaaa! Bienvenido, bienvenida al podcast The Spanish on the Road. Soy Vero, enseño español para extranjeros y creé este podcast para ayudar a mejorar la comprensión del español hablado a diario. Enseño español a extranjeros en internet, puedes encontrarme en instagram como @thespanishontheroad. Y allí en la biografía tendrás el enlace para descargar la transcripción completa de este y los próximos episodios.

La razón de este podcast es que quiero ofrecer un contenido de nivel intermedio y avanzado para aquellos estudiantes que ya han adquirido vocabulario y gramática pero quieren tener exposición a un español más natural. En este podcast hablaremos de temas variados, pero sobre todo de temas relacionados con el desarrollo personal, los idiomas, el emprendimiento, y otros temas que encuentro interesantes y que espero que lo sean para ti también.  Mi idea es que puedas estar más cerca del español, como si te hablara en tu casa, o de camino al trabajo ¿sabes? ¡mientras aprendes nuevas palabras y expresiones!

¿Te animas? ¡Pues venga! sube el volumen, ¡que comenzamos! 

Hoy quiero que hablemos sobre perfeccionismo. Y quiero comenzar nuestro primer episodio con una reflexión: 

¿Qué es para ti el perfeccionismo? ¿Te consideras una persona perfeccionista?

Pues yo he de reconocer que sí que lo soy, y es por eso que elegí este tema para el primer episodio del podcast. Porque me frenaba mucho ese lado perfeccionista que tengo. Así que ¡aprendamos juntos a quitarnos ese lastre! ¿Qué os parece?

Para comenzar voy a hablar de las señales para saber si somos perfeccionistas o no.

Señales de que eres un perfeccionista:

1. No hay lugar para errores. Es normal tener miedo a meter la pata, pero si eres de las personas que siempre ves los errores y sientes que eres el primero o la primera en notarlo y enseguida quieres corregirlo, es muy probable que seas un perfeccionista.

2. Las cosas solo se hacen de una manera. Si piensas que hay que hacer todo al pie de la letra y seguir una determinada secuencia, eso puede llegar a ser un problema. Aquí yo diría que tiene mucho que ver con nuestra infancia ¿no? Recuerdo cuando era pequeña en el colegio que si te salías un poco de la manera “correcta” de hacer las cosas enseguida me venía la profesora a echarme la charla: que no era así como tenías que hacer que si patatín que si patatán… En fin, un rollo, como me alegro de no tener que ir a la escuela yujuuu jajajaja. 

3. O lo haces todo bien o mejor no haces nada. Esto realmente no tiene ni pies ni cabeza, porque muchas veces es mejor hacer un poco que nada. ¡Ah mira! pues esto me recuerda al libro de “Hábitos atómicos” que si no lo habéis leído os lo recomiendo, habla de que si todos los días repites una acción sin importar lo pequeña que sea esta puede acumular una fuerza y tener un gran efecto a largo plazo. Pues como en el gimnasio, pues oye, que si no puedes ir 1 hora ese día pero vas 30 minutos, pues mira mejor que estar en el sofá tirado. 

4. Sólo te importan los resultados. Y en esta creo que pecamos mucho ¿no? Yo muchas veces pienso que es muy importante que las cosas salgan como bien, ¿no? Como Dios manda jajaja ¡mira otra expresión! y  al final con eso lo único que conseguimos es olvidarnos de la importancia de las enseñanzas del proceso. 

5. Eres duro contigo mismo o contigo misma. Madre mía y esta es otra también que nos pasa a muchas personas ¿no creeis? Hay veces que puede hacer que nos pasemos toda la noche en vela, sin pegar ojo, porque nos quedamos dándole vueltas a lo que creemos que no está funcionando como (entre comillas) “debería ser”. 

6. El éxito nunca es suficiente. Con esto creo que hay que andarse con pies de plomo, porque parece que no importa lo que hayas conseguido o los éxitos que hayas logrado, siempre estás buscando ir más allá de donde te encuentras. (Actuar con cautela, o con cuidado)

IDEAS PARA SUPERAR EL PERFECCIONISMO

No planifiques todo demasiado. Ay ayyyy ayyyyy aquí sí que la hemos liado, porque para mi Google Calendar ¡es Dios! jajajaja. A veces intento recordar cómo era mi vida sin él pero ni me acuerdo, la verdad. 

Prioriza. Hay un cuadrito muy famoso, que se llama la matriz de Eisenhower, en el que explica cómo clasificar las cosas como urgentes, no urgentes, importantes, etc… os dejo en link en la transcripción por si queréis echarle un vistazo. Claro que con eso hay que andarse con pies de plomo, porque dice que hay que eliminar las distracciones, y oye pues tampoco puede ser que todo lo que hagamos sea súper responsable y quitar todas las distracciones ¿eh? que una cervecita en el bar con una amiga, pues oye, es salud mental, que quieres que te diga…

Piensa en las cosas negativas que tiene el perfeccionismo. Cuidado que no digo que ser perfeccionista sea una cosa mala, pero como todo en exceso es malo, y es que un exceso de perfeccionismo puede causarnos mucha ansiedad, y depresión. Y tampoco es plan, porque ¿qué es perfecto? y ¿perfecto para quién no? tenemos que ponerlo en perspectiva.

Ten claro que todo el mundo puede equivocarse. Exactoooooo y no pasa ni media, somos humanos, no máquinas. De hecho las máquinas se equivocan también jajaja sobre todo el excel ¡que relación amor-odio que tengo con él! ¿eh?

Piensa en cuál es el resultado esperado. Pero cuidado con pensar que el resultado se debe a unas decisiones mal tomadas. Hay un libro super interesante que habla de esto, se llama “How To Make Decisions” de Annie Duke que me recomendó mi estudiante Elisa, y que habla de que los resultados no se deben sólo a una buena o mala decisión, hay que contar también con los factores externos que no controlamos, así que tampoco hay que echarse las manos a la cabeza por no alcanzar ese resultado que esperábamos. 

Deja de lado la alta autoexigencia. Cuidado con la autoexigencia que puede llevarte al lado oscuro, y al final eso hace que nos presionemos hasta el punto de que ya ni disfrutemos de lo que estamos haciendo ni nos conformemos con lo que hemos logrado y al final nos venimos abajo, así que hay que mantenerla a raya ¿no creeis?.

Pon límites de tiempo.  Aquí os voy a contar una cosa que me pasó hace tiempo, hace años cuando comencé como profesora de español quería crear un “lead magnet” para mi página web, nada era un documento de unas 10 páginas para que se lo descargaran los estudiantes, pues me pasé seis meses dándole vueltas porque quería que fuera perfecto, ¿sabéis cuanto tiempo me llevó hacerlo cuando le puse límite? ¡2 horas! pero ahí estuve yo con el run run en la cabeza por meses, ahora que lo pienso me río, pero me vale como referencia cuando me pongo a hacer otras cosas. 

Establece un plan para hacer las cosas y síguelo. Y esto me recuerda a lo que dice mi psicóloga Sandra (a la que ya escucharemos por aquí también), que un cambio de vida es una lista de tareas con fechas. Es decir hay que hacer un plan y seguirlo, pero no existe el plan perfecto ¿eh? no nos volvamos locos, eso sí pongámosle fechas para evitar la procrastinación. 

IDEA – Piensa que hacer las cosas “bien” muchas veces es mejor que hacerlas “perfectas” Yo hoy he superado el perfeccionismo lanzando el primer episodio, así que sea perfecto o no, sólo espero de corazón que os ayude mucho con vuestro aprendizaje de español. Y por eso ahora paso a explicaros las expresiones que he usado en este episodio:

EXPRESIONES:

  1. Meter la pata – Significa cometer un error o decir algo inoportuno.
  1. Hacer todo al pie de la letra – Significa ‘literalmente’ básicamente cuando haces algo sin variación alguna, sin añadir ni quitar nada’.
  1. No tener ni pies ni cabeza – Significa que algo es absurdo que no tiene lógica.
  1. Pecar en – Significa cometer una falta o hacer algo que no es lo correcto.
  1. Como Dios manda – Estás presiones similar a la anterior significa hacer las cosas como debe ser, es decir del modo ideal o adecuado.
  1. Pasar la noche en vela o no pegar ojo. Significa que no puedes dormir. La palabra vela viene de velar qué significa vigilar, Creo que esta expresión viene de hace muchos años cuando los vigilantes tenían que pasar, pues eso, la noche despiertos, es decir en vela.
  1. Andarse con pies de plomo. Significa hacer las cosas con precaución, es como las botas de un buzo, por ejemplo que están recubiertas de plomo para así poder andar con seguridad. 
  1. Liarla, del verbo “liar” (Coloquial) – Significa hacer que un asunto se complique más de lo normal.
  1. Echarle un vistazo – Mirar o leer algo pero sin necesidad de detenerse mucho. 
  1. No ser plan (Coloquial) – Significa que no es conveniente o adecuado,  por ejemplo “No es plan trabajar tantas horas”
  1. No pasa ni media (Coloquial) – Significa que no pasa nada en absoluto.
  1. Echarse las manos a la cabeza – Significa asombrarse, indignarse o lamentarse. 
  1. Venirse abajo – Significa que estás afectado emocionalmente en un estado de tristeza o derrota. Y claro, lo contrario sería ¡venirse a arriba! 
  1. Mantener a raya – Significa mantener a alguien o algo a una distancia segura. 
  1. Darle vueltas – Significa pensar mucho sobre algo. 
  1. Estar con el run run – Significa estar con una idea en la cabeza de forma continuada. 

Y eso es todo por el capítulo de hoy, espero que hayáis aprendido algunas expresiones y que lo compartáis con personas a las que también les pueda interesar. 

Y ya os comento que el próximo día hablaré con una amiga sobre educación, hablaremos sobre si creemos que ha cambiado algo desde que nosotras íbamos al colegio, tipos de juegos, educación alternativa y otras cosas. Espero que escuchar una conversación natural os ayude mucho con el aprendizaje de español. 

Que tengáis muy buena semana. Un abrazote ¡Chao! 🙂

Canción “Procrastinar” PROCRASTINAR. No está tan mal! . Escucha esta canción si te quieres sentir mejor al procrastinar.

Artículos: 

6 SEÑALES DE QUE ERES PERFECCIONISTA –

¿Cómo gestionar el perfeccionismo? | PsicoGlobal

La matriz de Eisenhower: cómo priorizar tu lista de tareas pendientes • Asana